Judit Bravo: « Creo que el fin de todo debería ser esa chispa que te acelera el corazón, que te remueve la vida y te sumerge en un mundo paralelo».


EN JULIO DE ESTE AÑO, JUDIT BRAVO PRESENTÓ NO ME MIRES MUY DE CERCA, SU SEGUNDO LIBRO Y EL PRIMERO DEDICADO A LA POESÍA. EL EVENTO, REALIZADO EN EL MUSEO METROPOLITANO DE LIMA, OFRECIÓ UNA PERFORMANCE MULTIDISCIPLINARIA INTENSA Y EMOTIVA. EL ÚLTIMO SÁBADO FUE PARTE DE "ELLAS EN VOZ ALTA", EVENTO ORGANIZADO POR LA LIBRERÍA BOOK VIVANT Y QUE ENALTECE LA LABOR DE LA MUJER EN LA LITERATURA. CONVERSAMOS CON ELLA ACERCA DE SU CRECIMIENTO COMO ESCRITORA Y SU ÚLTIMA EXPERIENCIA EDITORIAL.

¿En qué se diferencia No me mires muy de cerca de tu primer libro, Cartas a un eterno desconocido, más allá del género (poesía y narrativa, respectivamente), en cuanto a proceso creativo, producción y sensaciones? ¿Te sientes una escritora más madura?

Cuando escribí Cartas a un eterno desconocido, lo hice con la ilusión de querer comunicar, de querer contar una historia. Además, en ese entonces era una escritora novel, no sabía mucho sobre el proceso que implicaba lanzar un libro y no tenía mucho control de como quería que este libro salga. Cuando escribí No me mires muy de cerca, fue por la necesidad de transmutar un sentimiento, de querer empatizar con el lector, de hacerlo todo más sensorial. Siempre tuve claro que quería que este libro fuera más personal, mucho más íntimo. Este libro ha ido evolucionando no solo en forma (puesto que lo reedite varias veces), además, en el proceso creativo en sí. Ha sido un camino sinuoso, que me ha desvestido y me ha hecho confrontar muchas de las emociones que habitan entre las páginas del libro. Recuerdo que en la presentación comente que llore cada una de esas páginas y es verdad, el proceso creativo ha sido tan al detalle en esta entrega que he sentido cada una de las emociones que quise transmitir, desde la edición, la puesta en escena, la música que lo acompaña y todos los detalles que le sume al libro para que se sienta más sensorial.

Creo que, en todos estos años desde mi primera entrega, he podido asentar mucho más mi escritura. Mi voz narrativa tiene cierto tinte al narrar, es muy identificable la manera que tengo de expresarme y como es que quiero hacerlo. Creo que esta segunda entrega ha podido gozar de eso, de esa decisión y compromiso que he adquirido con los años.

Las características de los versos que componen este poemario se ajustan a una propuesta multidisciplinaria, por eso la presentación del libro fue con una puesta de escena, ¿siempre fue tu intención que así sea?

Si bien siempre quise que la presentación sea escénica, nunca escribí el libro con ese fin. Mi lenguaje al comunicar está lleno de matices, lo escénico ha salido a relucir en algunos poemas más que en otros y es porque cuando los escribía, sentí que algunos poemas requerían una interpretación en solitario, como un monólogo interior. Algunos otros poemas son más musicales, cuentan entre notas, eventos con ciertos quiebres emotivos y dentro de todo, las imágenes eran sumamente importantes, siempre quise que estuvieran complementando toda esta entrega artística, quisiera decir poética, pero siento que en esas páginas confluyen muchas propuestas artísticas.

Las ilustraciones que acompañan los poemas también son tuyas, ¿eso fue concebido desde el inicio o a medida que avanzabas sentiste la necesidad de añadirlos?

Siempre tuve claro que quería que las imágenes fueran un componente determinante en esta entrega. Al inicio, no estaba segura de que las ilustraciones sean mías, pero a medida que íbamos avanzando con el libro, tenía mucho más sentido que sean mis dibujos los que acompañen ciertos versos. Y es que cada imagen que está en el libro tiene vida propia, cada una de ellas encierra una historia muy particular, que con solo obsérvalas puedes evidenciar lo que quieren contar.

Es claro que el amor es el eje temático de la obra, tanto en sus aspectos positivos como negativos, ¿qué es para ti el amor?

El amor es ese sentimiento generador de vida, de muerte, de melancolía. Creo que el fin de todo debería ser esa chispa que te acelera el corazón, que te remueve la vida y te sumerge en un mundo paralelo. El amor, para mí, casi siempre termina siendo ese lugar empalagoso que te genera adicción y te deja siempre queriendo más, podría incluso decir que suelo obsesionarme con la idea de lo que él provoca en mí.

¿Cuánto tiempo abarca la concepción de No me mires muy de cerca? ¿Desde cuándo germina ese proyecto en ti?

Inicialmente, este proyecto nace en el 2019, con la idea de que sea un libro de cuentos, sin embargo, después de los años de pandemia y ciertos eventos que transcurrieron en ese periodo, sentí la necesidad de transformarlo una vez más, en plasmar en sus páginas mi versión más actual y las emociones que en esos meses transitaban por mi vida. Fue así que, me albergue en la poesía y la prosa.  Al final, Este libro fue casi como un ritual de cierre.

Participaste en el evento Ellas en voz alta de Book Vivant. ¿Qué opinas de esa iniciativa y qué te dejó esa participación?

La propuesta de Ellas en voz alta me parece hermosa, crear un espacio donde puede convivir la literatura, la música y el vino sin duda es un acierto. Me emociona poder dar a conocer mi propuesta literaria, la cual convive entre muchas otras artes, siento que la recepción fue con mucho amor.

Participaste en un recital organizado por la Feria Internacional del Libro, ¿cómo te fue?

Siempre supe que quería regresar a la Feria Internacional del Libro, fue toda una sorpresa cuando me llego la invitación de la Cámara Peruana del Libro para el Recital: “Narrativa y poesía de la última década”. Siento que esta nueva propuesta: No me mires muy de cerca ha llegado con mucha luz. Desde que el momento en que decidí lanzar el libro, como decidí a hacerlo y hasta las instituciones que han decidido cobijarlo. Entre ellas, la gerencia de Cultura de Lima, el Museo Metropolitano de Lima y la Feria internacional del Libro de Lima. Haber estado en la FIL ha sido una experiencia enriquecedora, pude llevar las páginas de este nuevo libro a un público hermoso, incluso me dio la oportunidad de compartir con otra escritora, además, de regresar a esta feria que vio nacer a mi primer libro.

¿La propuesta artística que se vio en la presentación oficial del libro puede replicarse en otros escenarios?

Sí, podría, aunque esa propuesta escénica se armó teniendo en cuenta la infraestructura del Museo Metropolitano de Lima, el cual muy gentilmente nos brindó todas las facilidades del caso, para poder realizar tal performance. 

Sin embargo, el libro en sí tiene una propuesta musical muy marcada, que si busca replicarse en todos los espacios que sean posibles.

¿Qué es lo que se viene para ti y para No me mires muy de cerca? ¿Tienes pensado continuar por el camino de la poesía?

Sentí que era un poco arriesgado lanzar un libro de poesía, sabiendo que me antecedía uno de narrativa, sin embargo, he quedado fascinada por el trabajo final y como es que el libro finalizo. Espero seguir moviendo la propuesta multidisciplinaria que envuelve al libro y seguir creando espacios sensitivos con él.

Por otro lado, la poesía me ha acompañado estos últimos años, me ha dado la oportunidad de mostrarme más vulnerable e incluso me ha dado la excusa perfecta de poder transformar esa melancolía que ella me trae, en algo memorable. Entonces, sí, pretendo seguir haciendo poesía mientras me sea posible.