Salud mental en cuarentena


El anuncio del nuevo confinamiento en muchos departamentos del Perú ha sacado a relucir lo importante que es cuidar la salud mental

El número de contagios por Covid-19 se ha elevado en las últimas semanas, las mutaciones se han hecho presentes mundialmente y son más infecciosas, por lo que el presidente Francisco Sagasti anunció las nuevas medidas para enfrentar la segunda ola, una inminente cuarentena para muchas regiones que se aplicará desde el 31 de enero hasta el 15 de febrero. Dicha restricción ha generado diferentes preocupaciones, una de ellas basada en la caída de la economía nacional y otra en la salud mental de los ciudadanos.

El 2020 fue un año que marcó al mundo, no solo por la emergencia sanitaria, si no también por el deterioro de la salud mental. El estresante reto de no salir para no infectarse generó un desgaste emocional en gran parte de la población. La ansiedad, el estrés y la depresión fueron aumentando en número de víctimas, tanto en adultos como en niños. "Ellos están presentando alteraciones de sueño, miedo al futuro, temor a lo desconocido, no evidencian la depresión como los adultos, en ellos está presente la angustia, la irritabilidad, desarrollan problemas de conducta e incluso pueden tener demasiada energía", señaló Ly Guevara Cardeña, psicóloga clínica y psicoterapeuta.

Durante la emergencia sanitaria, la especialista identificó cuáles pueden ser las puertas de salida ante este tipo de afecciones mentales. "Primero, debemos reconocer nuestras emociones, saber qué nos frustra, identificar nuestras incomodidades, si estoy triste o apenado, tomar consciencia de todo lo que sentimos. Lo recomendable después de ello, es realizar un plan de acción para afrontar el retorno a la cuarentena tanto a nivel individual como familiar" , señala.

De igual manera, resulta necesario proponer un plan de acción, el cual nos asegure la realización de ideas y estrategias ante cualquier adversidad. "Un plan de acción ideal debe contener actividades familiares recreativas, como juegos de mesa, lúdicas. De manera individual, ejercicios de relajación, de mindfulness y yoga, esto nos permite tener contacto con nosotros mismos, con nuestra respiración, el desarrollo de nuestra parte espiritual es fundamental ya que mantener la fe nos brinda un sólido soporte emocional", aseguró.

Si bien es cierto, salir por una hora al día está dentro de las nuevas propuestas, Ly Guevara sugiere no perder el contacto con la naturaleza teniendo en cuenta todos los protocolos y respetando lo que el gobierno ha dispuesto. "Se puede aprovechar la hora que se nos brinda, dar una vuelta al parque, turnar los días entre familiares para lograrlo. Es muy importante tener momentos de descanso total, no comparar las actividades que realizamos con las de los demás, no desesperarnos pero tampoco caer en el sedentarismo y cuidar mucho la alimentación".

Asimismo, la sobrecarga informativa es una tendencia ante estos sucesos, la cual puede resultar desfavorable. "El bombardeo de información por redes sociales, por televisión, radio y prensa escrita se notó en el primer confinamiento. Es recomendable ver los noticieros solo los fines de semana o una hora al día, evitar estar pendientes porque generan tensión y angustia; en lugar de esto, programar reuniones virtuales con nuestros amigos y familiares debe volverse parte de nuestra cotidianidad para evitar contagios a toda costa y no perder la costumbre de poder contactar con otras personas", recomendó.

Aprender a manejar las emociones y aceptarlas es sano; sin embargo, es recomendable no sumergirse por más de dos semanas en ellas y contactar con un profesional que nos brinde las herramientas necesarias para sobrellevar la nueva etapa de confinamiento que, sin dudas, puede resultar beneficiosa si sabemos manejarla.