¿Pruebas rápidas defectuosas?


Se ha presentado más de un caso en el que las pruebas rápidas de descarte muestran un resultado erróneo

Tras el deceso del congresista Glider Ushñahua, quien se infectó y falleció por coronavirus, surgieron una serie de especulaciones sobre la efectividad de los resultados en las pruebas rápidas de descarte de covid-19 provenientes de China. Ushñahua dio negativo en prueba rápida de descarte; posterior a su muerte, dio positivo en prueba molecular.

Este viernes se confirmó el resultado de la prueba molecular de un bebé nacido en Moyobamba, quien dio positivo al virus tras aplicarle una prueba rápida de descarte. Los resultados de la prueba molecular, difundidos este tarde, arrojaron negativo a COVID-19.

El director de la red de salud de San Martín, Felipe Vela Orihuela, detalló que la prueba rápida dio positivo ya que la madre le habría transmitido anticuerpos de inmunoglobina (los que se detectan en una prueba rápida) por medio del vientre.

Dicha hipótesis vendría apoyada junto a las declaraciones (emitidas el mes pasado) de la exministra de salud, Silvia Pessah, quien informó que las pruebas rápidas tienen la función de hallar dos tipos de anticuerpos:
La Inmunoglobulina (IgG) e Inmunoglobulina M (Igm), que desarrolla el organismo infectado del COVID-19 y los cuales presentarían también los bebés al nacer.

Sin embargo, también aclaró que para que se produzca la Igm debes tener, por lo menos, entre cinco a siete días (de contraído el virus). Entonces, ¿(qué pasa con) todas esas personas que siguen contagiando, que no van a tener la IGM todavía, por ejemplo, los primeros tres días?.

Por su parte, Ernesto Busmante, exdirector del INS, se refirió al uso de las pruebas rápidas por parte del gobierno para contabilizar de manera efectiva la cantidad de casos positivos. Son falsos negativos en un 20 % del total. Es una falsa muestra. El gobierno está maquillando las cifras porque la data que muestra no precisa cuántos negativos fueron el resultado de las pruebas rápidas, precisó.

A raíz de esta controversia se ha generado la interrogante de la cantidad de falsos negativos que estarían siendo omitidos en el Perú, o incluso a nivel mundial, tras el uso de las pruebas rápidas de descarte, lo cual comprometería la salud de las personas.

Pruebas rápidas presentan problemas

A finales del mes pasado, España devolvió 9, 000 pruebas rápidas a China por no cumplir con su función correctamente, luego de ser analizadas por varios laboratorios de microbiología de grandes hospitales en España. Se identificó que el porcentaje de sensibilidad era de 30% para la detección del COVID-19, cuando el porcentaje requerido debía ser superior al 80%.

De igual manera, en la misma fecha, Turquía anunció que los kits de prueba rápida que había recibido de China presentaban deficiencias al no cumplir con los estándares del país.

El día de ayer, en Colombia, el Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos detectó también que las pruebas rápidas no diagnostican o confirman que una persona tenga COVID-19. En ese sentido, la autoridad sanitaria alertó a la ciudadanía para que tenga en cuenta dicha información.