Cierre de prisiones hasta el 26 de abril


Prisiones del país no recibirán detenidos durante la cuarentena

A raíz de la muerte por contagio de coronavirus de uno de los presos en la cárcel Sarita Colonia del Callao, el gobierno realizó más de 100 pruebas rápidas detectando más de un infectado. Tras el análisis de los resultados, el Instituto Nacional Penitenciario (INPE) decidió no recibir nuevos detenidos hasta que la cuarentena acabe.

Hasta el momento, a pesar de la entrega de más de 1.000 pruebas rápidas por parte del Dirección Regional de Salud del Callao y la realización de 161 test por parte del Ministerio de Salud, se desconoce el número de diagnosticados como positivos ante el nuevo coronavirus.

Asimismo, el centro penitenciario informó que movilizarán a los presos infectados a la prisión de San Jorge, en el centro de Lima, para que sirva como lugar de aislamiento por el COVID-19.

La medida no fue bien recibida por los fiscales, quienes se preguntaron qué ocurrirá con los detenidos por delitos flagrantes, los cuales se siguen cometiendo durante la emergencia sanitaria.

Reclusos piden ayuda

Presos de Sarita Colonia del Callao y Ancón II en Piedras Gordas reclamaron ayuda al gobierno peruano para evitar la propagación del virus ante las deficiencias sanitarias a las que se enfrentan.

En comunicación telefónica con La República, uno de los reclusos del penal Ancón II pidió ayuda al Presidente de la República, Martín Vizcarra: Hemos cometido un error, sabemos que estamos aquí por los errores que hemos cometido, pero le pedimos al presidente Martín Vizcarra una oportunidad para defendernos y enfrentar esta enfermedad en condiciones humanas, que evite una crisis humanitaria.

Indulto para presos vulnerables

Por su parte, el presidente del Consejo de Ministros, Vicente Zeballos, indicó que se plantean medidas ante el sobrepoblamiento en las cárceles del país.

Asimismo, aseguró que se piensa proponer una medida para indultar a presos vulnerables: Aquí en los indultos se habla de priorizar a la población en vulnerabilidad. (…) En este espectro están comprometidos, en un gran porcentaje, los delitos gravosos, hablamos de delitos sexuales, narcotráfico; esto hay que tratarlo con mucha cautela, objetividad.