Taiwán habría advertido a la OMS sobre el coronavirus


Presidenta de Taiwán, Tsai Ing-Wen, presentó la carta enviada en el mes de diciembre del año pasado

A raíz del brote del COVID-19, Taiwán acusó a la Organización Mundial de la Salud de no comunicar y advertir a tiempo sobre la transmisión del virus entre humanos.

Mediante una advertencia, compartida en el mes de diciembre por parte de funcionarios de la salud en Taipei, se alertó a la OMS sobre el riesgo de contagio; sin embargo, dichas preocupaciones no habrían sido consideradas.

De igual manera, el ministro de salud de Taiwán, Chen Shih-chung, denunció la falta de accionar por parte de la Organización Mundial de la Salud ante el informe enviado, el cual presentaba una constancia de 7 contagios en Wuhan.

La OMS afirmó haber recibido un correo electrónico por parte de las autoridades taiwanesas; sin embargo, la institución comentó que de ninguna manera se menciona en ese correo una transmisión de humano a humano.

Por su parte, el presidente de la OMS, Tedros Adhanom, tildó de "racista" al gobierno taiwanés. Siempre nos hemos negado a este tipo de discriminación porque sabemos en primera persona lo que es sentirse totalmente aislado, respondió a Tsai Ing-Wen, presidenta de Taiwán.

Por otro lado, la mandataria respondió a las acusaciones por medio de su página de Facebook, en la cual aseguró que Taiwán es un país que está comprometido con la libertad, la democracia, la diversidad y la tolerancia, a pesar de haber sido excluido por la OMS, según ella, por razones de manipulación política.

Protesto firmemente las acusaciones de que Taiwán está instigando ataques racistas en la comunidad internacional. Taiwán siempre se ha opuesto a todas las formas de discriminación. Durante años, hemos sido excluidos de las organizaciones internacionales y sabemos mejor que nadie lo que se siente ser discriminado y aislado, aseguró.

Según el Gobierno de Donald Trump, Taiwán notificó a la OMS en diciembre de 2019 una posible transmisión del coronavirus, sobre la base de contagios entre el personal médico en Wuhan, epicentro de la pandemia.