Ángel Comizzo: del amor eterno al romance ‘imposible’ y una cita con su revancha


En el Mundial de Italia 90, Ángel Comizzo se convirtió en el arquero 'invisible' de la selección argentina de Bilardo y -aunque hay registro gráfico de él celebrando con sus compañeros en el triunfo ante la selección local- terminó siendo el único de los 23 convocados que no estuvo, ni siquiera, en banca a lo largo de toda la campaña hasta la final con Alemania. En el 2013 en cambio, su rol protagónico en el último título de Universitario de Deportes derivaría en una exageración retórica tan permisiva como para explicar su hazaña de regresar pese a todo, en una frase que podría emparentarse con aquel sui generis histórico de "La 'U' es la 'U'": “La ‘U’ es para mí  lo que yo soy para la ‘U’".

“La ‘U’ es para mí  lo que yo soy para la ‘U’. Es muy difícil ese juego de palabras traducirlo”, dijo Ángel Comizzo en su primera entrevista una vez en Lima y ya como nuevo técnico de Universitario de Deportes en reemplazo de Gregorio Pérez. La dinámica parece sencilla: conducir cualquier intento de explicación desde las emociones resulta efectivo para las preguntas difíciles. Y de difícil, Ángel Comizzo ya tuvo y tendrá mucho con Universitario de Deportes.

Este lunes el técnico argentino será parte por primera vez de los entrenamientos del plantel. Le tomará la posta a Juan Pajuelo, hasta ahora el técnico interino de un Universitario de Deportes que intenta reacomodarse a un cúmulo de situación tan sorpresivas como adversas: una suspensión del torneo producto de una pandemia; un cambio de técnico por factores extradeportivas, un paro contraproducente en lo deportivo para un equipo que venía de ganar un clásico y -para abreviar- un lío administrativo que termina salpicando de vez en cuando al ánimo y tranquilidad del grupo. ¿Había a caso un bombero más idóneo que alguien como Ángel Comizzo?

Ángel Comizzo conquistó el corazón de la afición crema con la emocionante campaña del 2013, con un equipo plegado de jóvenes figuras como Raúl Ruidíaz y Christofer Gonzales y un sólido arquero como José Carvallo. Tuvo aquel año un camino difícil con una primera racha de tres partidos sin ganar un triunfo por fin en la quinta fecha. Debió resistir la embestida luego de una fulminante paliza en manos de Sporting Cristal. Pero aquel Universitario de Deportes supo reponerse en base a una sólida generación que hoy es base de la selección peruana.

El técnico argentino, como en Italia 90, llegó de manera inesperada. Con poca expectativa y muchas dudas apuntándolo. A diferencia de que en Universitario de Deportes tuvo tiempo de rebelarse y ser protagonista. A diferencia de aquel Mundial en el que tuvo que mirar desde la sombra, en Universitario de Deportes guió y lideró un equipo hasta el escalón máximo del podio: el título.

Una historia inconclusa

Pero como pocas historias de amor tienen final feliz, el de Ángel Comizzo con Universitario de Deportes tendría un abrupto término, propio de novela de suspenso. El DT se fue en el 2014 de manera inesperada, en medio de una situación que años después ni él mismo explicaría a detalle. Cinco años después, cuando su retorno parecía imposible luego de ese desenlace, volvió. "Cuando me fui de Universitario, di una sola entrevista. Ustedes me conocen, soy bastante huraño con la prensa. En esa entrevista dije lo bien que me habían tratado, lo bien que lo había pasado en la 'U' y todo ello para mí fue un motivo de alegría. Se dijeron muchas cosas, pero la verdad la conocen muy pocos. Al hincha de la 'U', si en algún momento le hice sentir dolido o le causé algún malestar, le pido disculpas", dijo en su primera conferencia como nuevo técnico crema en el 2019.

El romance 'imposible' se daba y aunque volvió a quedar en suspenso por líos administrativos, este 2020 una segunda oportunidad para reverdecer ese romance se ha puesto en marcha. Esta vez con una pandemia de por medio que lo trastoca todo. Esta vez con un Ángel Comizzo que toma un equipo que era el suyo, pero ya no lo era. Con un técnico como el uruguayo Gregorio Pérez como antecedente y en una situación -otra vez para Universitario de Deportes- complicada en lo administrativo. ¿Será pues una oportunidad idónea para que alcance protagonismo?