Carlos Baudouin y Paz: «Este libro es un llamado para que nos demos cuenta de los problemas mentales que pueden estar muy cerca de nosotros».


El libro de las almas grises reúne cinco historias en las que los protagonistas comparten una tendencia a la fatalidad, al infortunio; tendencia que, muchas veces, parte de sus propias acciones. Carlos Baudouin nos habla de aquello que lo impulsó a diseñar personajes de ese tipo e historias que vayan de la mano con esa patología. Además, reconoce que este, su cuarto libro, llega en una etapa de madurez narrativa.

El enfoque de El libro de las almas grises es muy específico, apuntas a un tipo de personaje que, de alguna manera u otra, incluso cuando cumplen sus objetivos, fracasa. ¿Se te complicó desarrollar personajes así?

Me gusta escribir sobre personajes que podemos encontrar en el día a día, puede ser nuestro vecino, un familiar o nosotros mismos. Los personajes anhelan triunfar en la vida, pero, como sucede muchas veces, hay algo que les impide hacerlo. No fue complicado, por el contrario, me gusta escribir sobre personajes que fracasan, pero lo importante es que luchan para salir adelante. Normalmente, las películas o los libros tienen un final feliz, es por ello que abordo historias con finales que nos pueden suceder a cualquiera de nosotros en el día a día.

¿Por qué surge tu interés por abordar ese tipo de individuo, que presenta esas taras y conflictos?

Creo que en nuestra sociedad hay un gran número de pacientes psiquiátricos no diagnosticados y convivimos con ellos. Al no saber qué enfermedad mental padecen, ellos mismos se convierten en la traba que no los deja salir adelante.

Más allá del hecho de que tú los hayas creado, ¿crees que hay mucho de ti en esos personajes?

No creo que haya mucho de mi en las historias, pero, por ejemplo, en «Hipocondriaco», al inicio del cuento hablo sobre la niñez del personaje, quien, constantemente, se enfermaba y solía quedarse internado en el hospital debido a su problema de asma bronquial. A mi me sucedía algo muy similar, de niño tuve asma y me quedé incontables veces internado, la soledad de las interminables noches en el nosocomio y el silencio sepulcral del mismo aún aparecen en mis sueños.

Precisamente, el único personaje que, sobre el papel, tiene un final feliz es Ricardo, de «Hipocondríaco», ¿qué hace que este personaje goce de ese final «feliz» ?, ¿qué lo desmarca del resto?

Ricardo es diferente que los otros personajes porque él se da cuenta de que tiene un problema y busca ayuda, quiere cambiar, lucha por superarse. Primero con médicos, luego con medicina alternativa homeopática y hasta con curanderos. Odia ser hipocondríaco, desea fervientemente cambiar su estilo de vida, lo intenta una y otra vez, pero no lo consigue hasta que finalmente, luego de una decepción amorosa, decide irse lejos, viaja a provincia, donde el clima seco hace que desaparezcan sus alergias y, en un santiamén, el asma se esfuma de sus pulmones maltrechos. Sin pensarlo, encontró la cura para sus males y decidió hacer su vida en Cajamarca, donde conoció el amor y formó una familia.

Tus cuentos son largos, ¿cómo manejas la narración para que el lector no sienta que el texto es pesado?

Las historias son una montaña rusa de emociones, el lector puede reírse a carcajadas y, una hoja después, puede dejar caer algunas lágrimas, además, en la siguiente hoja puede odiar con todas sus fuerzas al personaje por lo bizarro de su comportamiento. Ese vaivén de emociones es lo que tiene enganchado al lector.

¿En algún momento te planteaste condensar a todos estos personajes y escribir una novela con un personaje principal que presente esas características?

Sí, claro. Inicialmente, el libro iba ser una sola historia y se iba a llamar Lengua de suegra, como la tercera historia, pero yo tenía otros relatos en mente que quería desarrollar y es por esa razón que escribí cuatro capítulos más. No descarto, en un futuro, escribir una novela de una sola historia.

La mayoría de protagonistas de este libro son hombres, ¿consideras que esos defectos, esa fatalidad, es propia de ese género? ¿Quizá las mujeres no presentan ese tipo de comportamiento con tanta facilidad?

En el cuento «Lengua de suegra» aparece la única mujer protagonista. Me sentí más cómodo haciendo personajes varones debido a las situaciones y fatalidades que narro en cada historia, pero luego pueden venir más historias donde las protagonistas sean una mujeres.

¿En qué se diferencia este libro a los anteriores que publicaste? Y, sobre todo, ¿en qué se diferencia ese Carlos al Carlos de ahora?

La diferencia radica en que las historias son más largas y profundas. En mi primera novela Historias de un esquí, hay una sola historia donde narro en primera persona un viaje a los Estados Unidos, diversas situaciones y aventuras que sucedieron durante el viaje. Luego vino el libro Ínfimos relatos, que es una novela que contiene nueve capítulos de los cuales soy protagonista en tres, el primero sobre mi colegio, titulado «Colegio Innovador», luego sobre el lugar que me vio nacer titulado «Un barrio diferente» y, finalmente, una historia titulada «Amor y locura» que es la historia de mi grupo de amigos, que nunca tuvimos suerte en el amor, incluso uno de ellos pidió la mano dos veces y, en ambos casos, lo plantaron semanas antes de la boda. Además de los seis capítulos restantes, muy ricos y cargados de emociones, que fueron sacadas de mi imaginación. Como al público le gustó mucho ese libro y tuvo una gran acogida, decidí hacer una secuela de cuentos cortos y así vio la luz Ínfimos relatos II, un libro con once historias pequeñas, donde el lector encontrará personajes que lo dejarán sin aliento. Entre las historias hay una que llamó la atención de los animalistas llamada «Mejor amiga», narra la historia de una perrita que es un regalo de navidad de una pequeña niña, pero, con el pasar del tiempo, el padre de la niña la lleva muy lejos en su vehículo y la abandona a su suerte. La perrita nunca deja de buscarlos y logra ubicarlos con ese instinto canino lleno de amor por los suyos. Igual, la historia no tiene el final que todos esperamos. El libro de las almas grises, con cinco historias largas y profundas, me encuentra más maduro como escritor.

¿Crees que la personalidad que presentan tus personajes puede ser trasladada a la personalidad de una sociedad como la nuestra?

Claro que sí, El libro de las almas grises trata temas sobre la salud mental, que está muy descuidada en nuestra sociedad, es por eso que cada personaje tiene un grado de desequilibrio mental y ese desequilibrio puede tenerlo algún familiar, amigo, o nosotros mismos, pero no son diagnosticados debido a la falta de programas de salud mental. Es por eso que esta novela hace un llamado a la reflexión para que nos demos cuenta de los problemas mentales que pueden estar muy cerca de nosotros.

¿Piensas abordar otro género aparte del cuento?

Me gusta escribir cuentos, considero que el lector se siente atraído por los cuentos cortos, donde experimenta diversas emociones y se deja atrapar con este tipo de historias. Tampoco descarto la posibilidad de escribir una novela.

Título: El libro de las almas grises

Autor: Carlos Baudouin y Paz

Precio: S/ 35.00 soles

Puedes conseguirlo en la página web de la editorial y en la principales librerías del país.

El libro de las almas grises – Gambirazio ediciones