Científico alemán asegura haber creado una vacuna contra el coronavirus


No se han identificado los posibles efectos secundarios que la vacuna podría producir

El científico alemán, Winfried Stocker, lideró un grupo de investigación y desarrollo denominado Euroimmun, el cual habría desarrollado anticuerpos contra el COVID-19 basado en su proteína espiga S1, con la cual el virus se une a los receptores en las células objetivo.

Stocker, profesor emérito de la Universidad de Lübeck (Alemania) y de la Facultad de Medicina de la Universidad de Wuhan (China) comentó que, para ahorrar tiempo, no solicitó alguna aprobación oficial, por lo que procedió a inyectarse varias veces dicho componente.

Es así que, basado en su experiencia, afirmó que era obvio que la inmunización con esta proteína tiene un efecto protector contra la infección, asegurando que la prueba había arrojado resultados positivos.

Como se esperaba, se han desarrollado anticuerpos específicos. Los anticuerpos fueron capaces de neutralizar el coronavirus en el cultivo celular del virus. (...) Como era de esperar, toleré bien las vacunas, comentó el científico.

De igual manera, añadió que se había sentido en buenas condiciones durante el proceso y descubrió además que los anticuerpos S1 no podían formarse en una infección corona.

Periodo de prueba y producción

Tras este descubrimiento, Stocker afirmó que tres cuartas partes de la población de Alemania o los EE. UU. podrían vacunarse con S1 del SARS-CoV-2 dentro de los seis meses, por lo que se deberían implementar estrictas medidas de cuarentena.

Asimismo, añadió que se necesitaría un grupo de voluntarios para identificar si existen efectos secundarios, así como un grupo de personas expuestas al virus, así como cuerpo del personal médico.

Necesitamos 100 microgramos para una persona. Un solo reactor de 2000 litros puede producir 35 g de antígeno por día, lo que sería suficiente para 350,000 personas. Usando un sistema de cultivo de alta densidad, puede crear cinco veces la cantidad, finalizó.